jueves, 30 de agosto de 2018

ACETRE FOLK



La luna danza al compás de la música,
Mientras las estrellas encienden la noche,
Un violín suena y acaricia suavemente el alma,
Dejando notas tristes que impregnan el aire.

Sollozante melodía que te transporta al pasado,
En un baile de instrumentos al compás,
Como una charla entre amigos bien avenidos,
Con belleza inusitada acompañado cada nota.

Magia instrumentar encima del escenario,
Haciendo realidad música casi olvidada,
Con sabor añejo a aquellos tiempos,
En que mis bisabuelos bailaban en fiestas.

Una brisa fresca recorre la explanada,
Aquí en mi pueblo Casar de Palomero,
Acetre Folk toca con sutileza cada pieza,
Y al final de cada una los aplausos se hacen atronadores.

La luna danza al compás de la música,
Mientras las estrellas encienden la noche,
Un violín suena y acaricia suavemente el alma,
Dejando notas tristes que impregnan el aire.

lunes, 13 de agosto de 2018

ALZA TU MANO



Alza sin miedo tu mano,
Y con ella tu bandera,
Siéntete feliz y orgulloso,
De ser de esta gran tierra,
Y defiende tus colores,
Ante Dios y ante cualquiera.


Alza sin miedo tu mano,
Y con ella tu bandera,
Demuestra que eres extremeño,
Con valor y con destreza,
Y con sangre de los conquistadores,
Que te corre por las venas.

Alza sin miedo tu mano,
Y con ella tu bandera,
Llévala en tu corazón,
Por muy lejos que vayas,
Pues siempre será tus raíces,
Pues siempre será tu casa.

Alza sin miedo tu mano,
Y con ella tu bandera,
Ondea el verde de la Primavera,
El blanco del alma de tus gentes,
Y el negro de la noche de verano con estrellas.

Alza sin miedo tu mano,
Y con ella tu bandera,
En Cáceres y Badajoz,
Hijos de esta tierra extremeña,
Con humildad y amor,
Y como siempre con las puertas abiertas.

Alza sin miedo tu mano,
Y con ella tu bandera,
Y grita bien alto al cielo,
Yo soy Extremeño, yo soy extremeña,
Alza sin miedo tu mano,
Y ondea tu bandera.

ESTA SOMBRA




Esta sombra que me acompaña,
Que me hiere, que me grita y que me ataca,
Que camina sin descanso a mi lado,
Esta sombra tenebrosa, cruel y alargada,
Que me clava un cuchillo de recuerdos,
En cuanto me rodeo y le doy la espalda.

Esta sombra que vive en mi,
Que está machacando mi cabeza,
Siempre me tiene en un sin vivir,
Mostrándome con saña las certezas,
Que por miopía, inmadurez o orgullo no vi.

Esta sombra que me eleva y que me derriba,
Que quiere tenerme para siempre de rodillas,
Pagando por los pecados cometidos,
Alargándome sin piedad las horas,
Contándome a cuenta gotas cada latido,
Y quitándole el aire que respiro a mi boca.

Esta sombra traicionera,
Que me ata, que me lía y que me enreda,
Que me pone una carga sobre los hombros,
Sin piedad y con saña me golpea,
Llenando mi vida de aterradora tristeza.

Esta sombra de sobra por mi conocida,
Que habita en todo lo que me rodea,
Va conmigo de noche y de día,
No me abandona ni jamás se aleja,
Esta sombra que me corta las alas,
Es la misma que me maltrata el alma,
Esta sombra llamada soledad.

sábado, 11 de agosto de 2018

MIL PALABRAS


Mil palabras vuelan por el aire,
Mil palabras que se susurran a mi oído,
Dejando un aroma con sabor a café,
Dibujando en mi cara una sonrisa o miles de lágrimas.

Mil palabras describiendo la alegría,
Mil palabras describiendo la tristeza,
En un acto sensible y de inigualable belleza,
Que enamora al corazón y le ponen alas al alma.

Mil palabras de amor eterno,
Mil palabras de desamor maldito,
Dichas mirándose a los ojos o lazadas al olvido,
Fluyendo como el agua convirtiéndose en ríos.

Mil palabras se amotinan en mi mente,
Mil palabras que resbalan hasta mi mano,
Cubriendo el folio en blanco de colores,
En forma de sentimientos divinos o mundanos.

Mil palabras me asaltan en este día,
Mil palabras como si fuesen caricias,
Dejándose dibujar por la pluma,
Que poco a poco va dando vida al poema.

sábado, 4 de agosto de 2018

LOBO


Carne de cañón, cazador infatigable,
Sin más religión que una cerveza,
Sin más Dios que un cuerpo de mujer,
Anda arrastrando sus pecados y miserias,
Entre Argüelles, Malasaña y Lavapiés.

Camina silencioso bajo la luna,
Solitario pues nunca le gusta ir en manada,
En busca de una Caperucita nocturna,
Descuidada, solitaria y trasnochada,
Que se deje hipnotizar por sus palabras.

Hace tiempo que se quito el disfraz de cordero,
Y dejo que el lobo contemplará la luna,
Dejando de ser del que dirán prisionero,
Saboreando sin prisas la carne joven y madura,
De doncellas que sin miedo le regalan sus favores.

La oscuridad es su cómplice y su amiga,
Siempre alerta observando y acechando,
Al lado de la barra en un local de copas,
Con su mirada fija en su próxima presa,
A la cual quitarle la ropa y hincarle los dientes.

Carne de cañón, cazador infatigable,
Sin más religión que una cerveza,
Sin más Dios que un cuerpo de mujer,
Anda arrastrando sus pecados y miserias,
Entre Argüelles, Malasaña y Lavapiés.